« Make healthy hydration the new norm »

Necesidades en distintas fases de la vida

Hidratación durante la infancia y la adolescencia

1.2.3-diff-needs-life-stages-bambina.jpg

Al nacer, el contenido total corporal de agua es elevado (un 75%). Éste disminuye durante el primer año de vida y en la niñez,  hasta alcanzar el 60% en la edad adulta.

En comparación con los adultos, los bebés no sólo tienen un mayor contenido de agua corporal, sino también una proporción más elevada de superficie corporal en relación con la masa, una mayor tasa de renovación del agua¹, menor capacidad de la excreción de solutos y menor capacidad para expresar sed. Por dichas razones, la deshidratación en bebés puede ocurrir más rápidamente en comparación con los adultos, incluso puede resultar mortal.
Sin embargo, debido a la baja carga renal de solitos de la leche humana, los bebés amamantados exclusivamente no necesitan un consumo adicional de agua, aún en condiciones de temperatura ambiente alta².

El requerimiento de agua aumenta con la edad. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria definió en 20102 el consumo adecuado para bebés y niños, resumiéndose en la siguiente tabla:

hydration-infancy-childhood_0.jpg

Consumo adecuado definido por la EFSA2

Como parte de su educación nutricional, a los niños se les debe enseñar cómo beber de manera saludable: se debe prestar atención en proporcionar a los niños acceso al consumo de agua a lo largo del día.
Animar a los niños elegir bebidas no calóricas, como el agua debe ser parte de un conjunto más amplio de recomendaciones sobre el estilo de vida y alimentación saludable.

  • Un estudio llevado a cabo recientemente en Alemania mostró que una simple intervención centrada únicamente en fomentar el consumo de agua previno de forma eficaz el sobrepeso en niños de primaria³

Referencias