« Make healthy hydration the new norm »

Hidratación saludable y obesidad

Según la OMS,¹⁶ el sobrepeso y la obesidad constituyen el quinto factor de riesgo a nivel mundial. En 2008, más de 500 millones de adultos eran obesos.

Una vida sana es clave para luchar contra la obesidad. La promoción de una actividad física, una nutrición sana y una hidratación adecuada puede contribuir a mantener un cuerpo sano.

La adopción de hábitos saludables de hidratación no es únicamente un problema de “cuánto beber”, sino también de la calidad de lo que bebemos.

Una ingesta excesiva y regular de bebidas que contienen azúcar aumenta la ingesta energética, algo que no ocurre si bebemos agua. Algunos estudios demuestran que una ingesta excesiva y regular de bebidas endulzadas con azúcar puede aumentar el peso corporal. ² ¹⁵

Si bien el agua no tiene calorías, un vaso de bebida endulzada con azúcar (250 ml) contiene unas 100 kcal. Un consumo excesivo de bebidas endulzadas con azúcar puede sobrepasar rápidamente la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que indica que el azúcar (sólo o añadido y proveniente de las distintas fuentes nutritivas) no debería exceder el 10% de la ingesta calórica total.¹

Existe cada vez más evidencia de que el tipo de bebidas que tomamos puede tener un efecto a largo plazo sobre nuestra salud e influir en el desarrollo de sobrepeso, obesidad o enfermedades metabólicas.

Los estudios existentes demuestran que un consumo excesivo de bebidas endulzadas que contienen azúcares simples aumenta el riesgo de tener diabetes tipo 2 ¹⁶ ¹⁹ y también está asociado a la prevalencia de síndrome metabólico en adultos.²⁰ ²²

Por lo tanto, parece razonable recomendar que la mayor parte de la ingesta de líquidos diaria consista en agua simple.

Referencias