« Make healthy hydration the new norm »

La Hidratación, el estado de ánimo y la función cognitiva

Un resumen de estudios recientes que muestran que incluso la deshidratación por debajo del 2% de la pérdida de masa corporal tiene un impacto sobre la cognición.

Introducción

Si el cuerpo humano se compone de aproximadamente un 60% de agua, el cerebro humano puede contener en torno a un 75% de agua. Realmente, la hidratación es fundamental para la homeostasis y la supervivencia humana. Como parte de sus funciones corporales, el agua contribuye al mantenimiento de las funciones cerebrales normales (EFSA 2011; Lieberman 2007). La cognición interviene en todo lo que hacemos: percibir, pensar, recordar, sentir emociones y ejercer un control sobre nuestro entorno. Así pues, podemos imaginarnos cómo puede influir el estado de hidratación en las funciones cerebrales asociadas a la cognición. Diversos estudios han investigado los efectos de la deshidratación y el aumento de la ingesta de agua en la cognición.

Este documento pretende definir la cognición y dar una visión de los métodos validados que permiten evaluar las funciones cognitivas. A continuación, se presentan los últimos conocimientos que existen sobre hidratación y cognición y se proporcionan las recomendaciones oficiales sobre la ingesta diaria de agua.

Cognición

I. Definicion y medicion de la cognicion

I.1. ¿Qué es la cognición?

El término "cognición" incluye todos los procesos mentales que permiten a los seres humanos percibir, pensar y recordar, pero también sentir emociones y ejercer un control sobre su entorno. Interviene en todo lo que puede hacer un ser humano (de Jager et al. 2014; Feist and Rosenberg 2009; Neisser 1967). A efectos de este documento, se tratará la cognición en dos aspectos principales, que son el rendimiento cognitivo y el estado de ánimo.

  • La función cognitiva se refiere a habilidades tales como la atención, la memoria (a corto plazo, a largo plazo y memoria de trabajo), el aprendizaje, el lenguaje, las funciones ejecutivas (razonamiento, planificación, toma de decisiones), las funciones visuales y psicomotrices (de Jager et al. 2014; EFSA 2011; IOM 2004; Neisser 1967; Schmitt et al. 2005).
  • El estado de ánimo incluye las sensaciones y emociones, tales como la felicidad, la tensión, el vigor o la calma. También puede incluir percepciones como el estado de ánimo general, la sensación de cansancio o los dolores de cabeza, así como la dificultad percibida para concentrarse o para realizar una tarea (IOM 2004; Masento et al. 2014; Neisser 1967).

I.2. ¿Cómo se mide la cognición?

La cognición incluye muchos aspectos y funciones que deben evaluarse por separado, aunque están todos muy relacionados entre sí (Schmitt et al. 2005). Para evaluar el rendimiento sobre una función cognitiva específica, debe realizarse una prueba con el fin de evaluar la capacidad de las personas para responder al reto cognitivo correspondiente. Las pruebas deben ser sensibles a las diferencias entre personas, pero también a las diferencias entre estados de una misma persona (de Jager et al. 2014; Lieberman 2012). Por ejemplo, según la hora del día, factores como el hambre, el malestar físico o la fatiga pueden afectar al rendimiento. Otro punto que debe considerarse es el efecto de aprendizaje que puede producirse tras realizar mediciones repetidas (de Jager et al. 2014; Lieberman 2007).

Por estos motivos, la cognición es difícil y compleja de evaluar y existen muchos métodos para hacerlo. Según el objetivo del estudio y el parámetro que deba evaluarse, puede requerir medidas electrofísicas, tecnologías de neuroimagen, de imagen del cerebro, pruebas conductuales o cuestionarios sobre el estado de ánimo. Todavía no hay consenso sobre los mejores métodos que pueden utilizarse. Así pues, la comparación de resultados entre distintos estudios presenta un escollo importante en este ámbito (Lieberman 2007). Como consecuencia, la mayoría de las evaluaciones de la cognición se realizan con baterías de pruebas validadas, es decir, pruebas normalizadas que garantizan un nivel de seguridad suficiente (de Jager et al. 2014; Lieberman 2007). Al estudiar la nutrición y la cognición, normalmente se utilizan dos tipos de pruebas:

  • Pruebas de rendimiento objetivo: miden una función cognitiva específica como la memoria, el aprendizaje o la atención. En estas pruebas, se pide a los sujetos que realicen una serie de tareas. La evaluación del rendimiento se mide habitualmente por la rapidez y la precisión de la respuesta (de Jager et al. 2014).
  • Cuestionarios y escalas subjetivas del humor y el comportamiento: se trata de las mediciones comunicadas por los propios sujetos de cambios en su estado mental. La mayoría son escalas con las que los sujetos autoevalúan sus percepciones y emociones.

Las tecnologías de neuroimagen proporcionan pruebas de apoyo de un cambio cognitivo, aunque su uso no está muy extendido en el campo de la cognición y la nutrición. La latencia de la forma de onda de la P300, por ejemplo, es una de las más utilizadas para medir el tiempo de reacción (Westenhoefer et al. 2004).

Figura 1 resume las dimensiones de la cognición y los principales métodos de prueba.

fig-1bis.jpg

Figura 1. Principales dimensiones de la cognición y métodos de prueba

I.3. Intervenciones nutricionales en el campo de la cognición

La nutrición influye en el desarrollo y el mantenimiento de la estructura cerebral y la función cerebral. Así pues, podría asociarse lógicamente con la cognición (Burkhalter and Hillman 2011). Por lo tanto, surgió el interés sobre la relación entre la ingesta de alimentos y líquidos y el rendimiento cognitivo (de Jager et al. 2014). 

Sin embargo, evaluar la función cognitiva humana es una tarea difícil y compleja (Lieberman, 2007). Un punto importante que debe considerarse es que algunos medicamentos o enfermedades pueden influir considerablemente en la cognición, mientras que las intervenciones nutricionales generarán cambios más sutiles (Lieberman et al. 2005; Lieberman 2007). Las pruebas utilizadas para evaluar el efecto de la ingesta de distintos alimentos y nutrientes deben ser cuidadosamente seleccionadas puesto que deben garantizar una sensibilidad suficiente a la intervención nutricional (Lieberman 2007). Dichas pruebas han sido desarrolladas a lo largo de un siglo (de Jager et al. 2014; Lieberman 2007). Ahora bien, existe una dificultad sustancial para el análisis y la comparación de distintos estudios que radica en este hecho y pueden utilizarse muchas pruebas, que quizá no sean sensibles a los mismos nutrientes (véase la Figura 2).

En relación con el impacto del agua en la cognición, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó en 2011 un informe en el que se basaba la opinión científica de que el agua contribuye a mantener una función física y cognitiva normal. En efecto, se informó repetidamente de que el déficit de agua puede alterar la función cognitiva (EFSA 2011). A pesar de las pruebas crecientes del efecto nocivo de la deshidratación en la cognición (sección III), existen pocos estudios que se centren en la ingesta de una mayor cantidad de agua (sección IV) y todavía menos estudios han observado la ingesta habitual de agua y los cambios en el comportamiento (sección V). Una posible explicación de esta falta de pruebas podría ser que la evaluación precisa de la ingesta de agua y el estado de hidratación presenta una dificultad añadida para la comparación de los resultados (Lieberman 2007).

fig-2bis.jpg

Figure 2. Challenges encountered when studying the impacts of hydration on cognition.

Para retener

La cognición interviene en todo lo que hacemos y consta de muchos componentes que están interconectados. Puede dividirse en dos dimensiones principales: el humor, evaluado a través de escalas y cuestionarios autoevaluados, y el rendimiento cognitivo, medido con pruebas de objetivos.

La deshidratación

II. La deshidratación y la cognición

Existen cada vez más pruebas de que las funciones cognitivas se ven aglutinadas en el caso de una pérdida de agua corporal no compensada (EFSA 2011). De manera más general, muchos estudios se han centrado en una disminución de la cognición debido a unos niveles de deshidratación superiores a una pérdida de masa corporal del 2%. La cuestión de los efectos de una deshidratación leve (≤2% de pérdida de masa corporal) sobre la cognición sólo se ha tratado durante la última década (Grandjean 2007; Masento et al. 2014).

II. 1. Una deshidratación superior al 2% de pérdida de masa corporal

Los efectos de la deshidratación en el rendimiento cognitivo fueron estudiados por primera vez en condiciones extremas, en soldados o atletas. Los niveles de deshidratación eran normalmente superiores a una pérdida de masa corporal del 2% y se obtenían con ejercicio físico intenso y/o calor extremo, combinados a veces con una privación de líquidos (Grandjean 2007; Lieberman 2007; Masento et al. 2014).

En 1988, Gopinathan et al. estudiaron el efecto de los cuatro niveles de deshidratación en el rendimiento cognitivo. Su estudio se realizó en 11 soldados jóvenes (de 20 a 25 años de edad) e implicaba una deshidratación inducida mediante una combinación de privación de agua, calor y ejercicio. Cuando los niveles de deshidratación inducida estaban por encima del 2% de pérdida de masa corporal, los resultados mostraban una reducción de la memoria a corto plazo, de la eficiencia aritmética, así como de la velocidad motriz y la atención (Gopinathan et al. 1988).

Se hallaron reiteradamente efectos negativos debidos a una deshidratación superior al 2% de pérdida de masa corporal tanto en la sensación subjetiva como en el rendimiento cognitivo. A estos niveles de deshidratación, las capacidades cognitivas afectadas son: la memoria a corto plazo, la atención, la concentración, el procesamiento de información, las funciones ejecutivas, las funciones de coordinación y la velocidad motriz (Baker et al. 2007; Cian et al. 2000; Epstein et al. 1980; Sharma et al. 1986). Con una deshidratación superior al 2% de pérdida de masa corporal, también se vieron alterados el humor y las sensaciones, con fatiga y esfuerzo percibido, tensión, confusión, ira, estado emocional y anímico en general (Cian et al. 2000; Ely et al. 2013; McGregor et al. 1999; Sharma et al. 1986). Esto todavía debe interpretarse con cautela, ya que otros estudios no han encontrado ningún efecto de la deshidratación en funciones como la memoria a corto plazo, el aprendizaje gramatical, el procesamiento de información, la atención o el estado de alerta (Ely et al. 2013; Grego et al. 2005; Tomporowski et al. 2007).

Estas disparidades y contradicciones de resultados entre uno y otro estudio pueden deberse a la amplia variedad de métodos empleados. Existen muchas pruebas y cuestionarios para evaluar el rendimiento cognitivo y las sensaciones subjetivas. Los niveles de deshidratación pueden oscilar entre un 2 y un 4 por ciento de pérdida de masa corporal y los métodos utilizados para inducir la deshidratación también varían entre estudios. Por último, el ejercicio en sí, así como la hipertermia que lo acompaña inducen cambios en el rendimiento cognitivo y son factores que pueden llevar a confusión (Tomporowski and Ellis 1986). Además, en las condiciones del control, al garantizar la euhidratación mediante la ingesta de agua para compensar la pérdida de sudor, se dificulta el carácter ciego del estudio (Grandjean 2007; Lieberman 2007; Masento et al. 2014).

La deshidratación del 2% de pérdida de masa corporal o más puede aumentar la percepción de fatiga, generar una disminución de las funciones cognitivas tales como la memoria y la atención, y alterar el humor.

II. 2. Una deshidratación inferior al 2% de pérdida de masa corporal

En la última década, los científicos empezaron a investigar las implicaciones de una deshidratación leve (inferior al 2% de pérdida de masa corporal) en la cognición. Como el equilibrio hídrico cambia a lo largo del día, se puede notar una deshidratación leve en la vida diaria, lo cual explica el interés cada vez mayor de las consecuencias cognitivas. Normalmente hay dos tipos de diseño experimental: o bien una combinación de restricción de líquidos y pérdida de sudor inducida por el ejercicio, o bien solamente una privación de agua.

II. 2. 1. Deshidratación inducida por el ejercicio

En 2009, D’Anci et al. indujeron la deshidratación mediante el ejercicio en 31 atletas jóvenes (16 hombres, 15 mujeres, de 20 años de edad media). El ejercicio consistía en 60 minutos de remo intenso e iba seguido de una batería de pruebas cognitivas y una autoevaluación de la sed y el estado de ánimo. La deshidratación obtenida era del 2,0% de pérdida de masa corporal en hombres y del 1,65% en mujeres y generó un deterioro de todos los parámetros de perfiles de estados de ánimo (POMS, por sus siglas en inglés). Ninguno de los parámetros de humor difería en función del sexo, a excepción del tiempo de reacción de elección y la vigilancia visual (D'anci et al. 2009). Aunque los autores utilizaron pruebas validadas, el estudio no era ciego y no se controló la temperatura corporal. La inducción de la deshidratación mediante el ejercicio implica, de hecho, algunas limitaciones: una vez más, se sabe que el ejercicio, la hipertermia corporal, así como la ingesta de agua que garantiza una euhidratación en las condiciones de control, son factores que pueden llevar a confusión (Grandjean 2007; Lieberman 2007; Masento et al. 2014).

Recientemente, Armstrong et al. y Ganio et al. publicaron dos estudios bien controlados en los que se provocaba una deshidratación leve mediante el ejercicio. Ambos consideraron la hipertermia como un posible factor distorsionador para el rendimiento cognitivo y controlaron que la deshidratación se consiguiera sin un aumento de la temperatura corporal. Los estudios fueron ciegos con una condición diurética. Reunían tres condiciones: deshidratación inducida por el ejercicio, acompañada de una deshidratación diurética inducida por el ejercicio más un placebo y ejercicio manteniendo la euhidratación. El ejercicio consistía en caminatas en cinta de 40 minutos en un entorno suave (27,7°C). En ambos estudios, se indujo la deshidratación por encima del 1% de la pérdida de masa corporal y dio lugar a un aumento de la gravedad específica de la orina (Armstrong et al. 2012; Ganio et al. 2011). En los hombres, una deshidratación leve del 1,6% de pérdida de masa corporal generó una reducción de la vigilancia visual y la memoria de trabajo así como un aumento de la percepción de la fatiga y la ansiedad (Ganio et al. 2011). En las mujeres, una deshidratación leve del 1,4% de pérdida de masa corporal generó un deterioro del vigor, un aumento de la fatiga, un mayor trastorno del estado de ánimo total y una mayor dificultad para realizar tareas cognitivas y concentrarse. Resulta interesante destacar que las mujeres revelaron también una mayor frecuencia de dolores de cabeza. Sin embargo, aunque el humor se vio afectado, el mismo estudio no mostró diferencias en el rendimiento cognitivo de la prueba (Armstrong et al. 2012). Ambos estudios, realizados con las mismas condiciones y utilizando los mismos métodos, sugieren que el efecto de una deshidratación leve presenta diferencias entre hombres y mujeres. Al parecer, mientras que una deshidratación leve afecta principalmente al rendimiento cognitivo en los hombres, en este estudio, las mujeres mostraron pocos efectos en las funciones cognitivas y una mayor influencia en el humor.

En la mayoría de los estudios realizados en adultos, el humor parece verse afectado por una deshidratación leve inducida por el ejercicio, mientras que las pruebas sobre el efecto en el rendimiento cognitivo no son coherentes y varían entre estudios. Esto puede deberse a que el ejercicio en sí tiene repercusiones cognitivas y, por lo tanto, puede distorsionar o enmascarar cualquier efecto de la hidratación. Sería necesario realizar estudios controlados más atentamente para averiguar los distintos efectos de una deshidratación suave por el ejercicio en la función cognitiva.

Se ha hecho poco para evaluar los mecanismos por los que la deshidratación puede influir en la cognición: este tema se trata en la sección V. Un estudio realizado en adolescentes permite ver los cambios físicos que pueden darse en el cerebro como resultado de una deshidratación leve. Kempton et al. indujeron una deshidratación del 1-2% de pérdida de masa corporal mediante el ejercicio. Utilizando técnicas de imágenes del cerebro, midieron la actividad neuronal mientras los sujetos realizaban una tarea cognitiva. Aunque no detectaron diferencias en el rendimiento al realizar la tarea, sí que observaron una mayor actividad cerebral en las zonas que intervenían en las funciones ejecutivas (Kempton et al. 2011). Los autores supusieron que en condiciones de deshidratación era posible que los sujetos tuvieran que aumentar los recursos cognitivos necesarios para realizar la tarea, lo cual sugiere que las tareas pueden resultar más exigentes cuando se está ligeramente deshidratado.

II. 2. 2. Deshidratación leve obtenida mediante la privación de agua

Durante los últimos años, para evitar el posible efecto distorsionador del ejercicio, se ha utilizado por sí sola la privación de agua para inducir una deshidratación leve en sujetos jóvenes sanos. Como es una nueva área de interés, de momento hay muy pocos estudios disponibles. Los resultados varían entre estudios, debido probablemente a las diferencias de métodos utilizados para evaluar las funciones cognitivas.

En los estudios que han arrojado resultados, los efectos de la privación de agua parecen referirse a la percepción de las sensaciones relativas al estado dormido/despierto, y a menudo se describen sensaciones tales como cansancio, fatiga o esfuerzo (D'anci et al. 2009; Shirreffs et al. 2004; Szinnai et al. 2005). En un estudio realizado por Pross et al. en mujeres jóvenes, los autores descubrieron que una privación de líquidos durante 24 horas provocaba una alteración del estado de ánimo, con varios parámetros afectados, a saber, fatiga y vigor, estado de alerta, confusión, tranquilidad y alegría, tensión y estado emocional (Pross et al. 2013). En un estudio de Shirreffs et al., que inducía una privación de líquidos durante 37 horas, los 9 hombres y las 6 mujeres del estudio informaron de una reducción del estado de alerta y de la capacidad para concentrarse a partir de las 10 horas. Los sujetos informaron asimismo de una dificultad aún mayor para concentrarse y permanecer alerta al cabo de 24 y 37 horas (Shirreffs et al. 2004). Sin embargo, en 10 hombres jóvenes (con una edad media de 25 años), Petri et al. no encontraron ningún efecto en los parámetros de estados de ánimo tras una privación de líquidos durante 24 horas (Petri et al. 2006). Una explicación plausible de estas diferencias de resultados podría estar en el sexo de los sujetos sometidos a estudio. De hecho, parece que los hombres y las mujeres no se ven afectados del mismo modo por una deshidratación leve (Armstrong et al. 2012; Ganio et al. 2011). Esta hipótesis está respaldada por un estudio realizado por Szinnai et al. que descubrió un efecto significativo según el sexo en diversas tareas cognitivas (Szinnai et al. 2005).

II. 2. 3. Deshidratación voluntaria

Sin ninguna deshidratación inducida, algunos biomarcadores pueden destacar una hidratación subóptima. La elevada osmolalidad de la orina puede producirse, por ejemplo, cuando la ingesta de líquidos es insuficiente como para compensar adecuadamente las pérdidas de agua, lo cual da lugar a la conservación del agua en el cuerpo mediante antidiuresis. Este fenómeno se denomina deshidratación voluntaria y se ha descrito principalmente en niños y personas de edad avanzada. En niños, esto se explica principalmente por la falta de disponibilidad de agua en los colegios, mientras que en personas de edad avanzada puede deberse a la disminución de la sensación de sed y a la incontinencia (Bar-David et al. 2005; Masento et al. 2014).

No se han investigado a fondo las consecuencias de una deshidratación voluntaria sobre la cognición. En niños, Bar-David et al. descubrieron que una deshidratación voluntaria afecta a la memoria inmediata: los niños que tenían una osmolalidad de la orina por la mañana superior a 800mOsm (grupo deshidratado) tenían una puntuación más baja en la prueba de aptitud numérica auditiva que los niños hidratados, definidos como niños cuya osmolalidad de la orina por la mañana era inferior a 800mOsm (Bar-David et al. 2005). Se ha prestado cierto interés a la deshidratación voluntaria en las personas mayores, pero en estos estudios el tema de la cognición se ha ignorado bastante. Suhr et al. encontraron una correlación entre el estado de hidratación y (a) la velocidad de procesamiento psicomotor, la atención y la memoria en adultos mayores sanos, (b) la memoria declarativa y de trabajo en mujeres posmenopáusicas (Suhr et al. 2004; Suhr et al. 2010).

En adultos, Kenefick et al. informaron de un aumento de los accidentes laborales durante los meses de verano, lo cual sugeriría que una deshidratación voluntaria asociada a las altas temperaturas podía afectar a las funciones cognitivas tales como la toma de decisiones, y al rendimiento cognitivo (Kenefick and Sawka 2007).

Incluso unos niveles de deshidratación menores (inferiores al 2% de la pérdida de masa corporal) pueden aumentar la fatiga y alterar el estado de ánimo. Asimismo, existen cada vez más pruebas de que las funciones cognitivas pueden verse

fig-3bis.jpg

Figura 3. Efectos comúnmente referidos de la deshidratación en el estado de ánimo y la función cognitiva

II. 2. 4. Recomendaciones para futuras investigaciones

La disparidad de métodos dificulta la tarea de comparar resultados entre estudios y concluir cuáles son los efectos globales de una deshidratación leve en la cognición. Las recomendaciones para futuras investigaciones incluyen controles sobre el ejercicio, sobre la ingesta de agua y sobre otros líquidos consumidos, así como una medición precisa del estado de hidratación utilizando biomarcadores de la hidratación. Se necesitan más estudios para dar otras recomendaciones sobre las pruebas cognitivas sensibles a la hidratación y las intervenciones nutricionales (Lieberman 2007).

En general, la mayoría de estos estudios mostró que una deshidratación leve alteraba diversos parámetros del estado de ánimo. Las conclusiones todavía no son claras por lo que respecta al rendimiento cognitivo, pues los resultados varían según los métodos utilizados y los parámetros estudiados y, además, los efectos parecen diferir según el sexo (Lieberman 2007; Masento et al. 2014). Dado que los sujetos a menudo describen una mayor dificultad para concentrarse y realizar tareas cognitivas, una hipótesis común es que hay mecanismos de compensación cognitiva implicados (véase V) (Szinnai et al. 2005).

Para retener

La deshidratación tiene un efecto nocivo en la cognición. Incluso por debajo de un 2% de pérdida de masa corporal aparece la fatiga, se alteran el estado de ánimo, y se pueden ver afectadas diversas funciones cognitivas (memoria, atención, etc.). Así pues, las pérdidas de agua no compensadas pueden generar una disminución

Efecto de la cognición

III. El efecto de la ingesta de agua en la cognición

Las implicaciones cognitivas de la ingesta de una mayor cantidad de agua y los efectos inmediatos de ésta fueron estudiados sobre todo en niños porque se sabe que corren un mayor riesgo de déficit de agua, y porque resulta éticamente difícil limitar la ingesta de agua en niños (Masento et al. 2014). En los niños, se ha demostrado que una ingesta de agua de 200 a 650 ml reduce inmediatamente la sed y aumenta la felicidad subjetiva, la memoria, las aptitudes motrices, la atención visual y la búsqueda visual (Benton and Burgess 2009; Booth et al. 2012; Edmonds and Burford 2009; Edmonds and Jeffes 2009). A lo largo de un día de clase, Fadda et al. pidieron a los niños que aumentaran su ingesta de líquidos con 1,0L de agua (el aumento medio fue en realidad de 625mL a lo largo del día). En comparación con los niños que no bebieron más agua, aquellos que sí que bebieron mostraron más vigor y un mejor desempeño en las tareas de memoria a corto plazo (Fadda et al. 2012). Recientemente, en su estudio observacional realizado en 447 estudiantes universitarios, Pawson et al. descubrieron que los estudiantes que llevaban agua al examen obtenían mejores resultados aunque no midieron realmente los volúmenes de agua consumidos (Pawson et al. 2013).

En los adultos, se descubrió repetidamente que la ingesta de agua tras un periodo de restricción de líquidos y/o ayuno mejoraba el estado de estimulación, aumentando las dimensiones cognitivas, tales como el estado de alerta, la atención y el tiempo de reacción, y reduciendo la percepción de confusión (Edmonds et al. 2013b; Neave et al. 2001; Pross et al. 2013). En los casos en que la ingesta de agua tiene lugar sin una privación previa de líquidos, el agua también parece aumentar el estado de alerta y la atención visual (Edmonds et al. 2013a; Rogers et al. 2001). Sin embargo, diversos estudios averiguaron que el efecto beneficioso de la ingesta de agua en el estado de estimulación depende de si los sujetos tenían o no sed antes de beber agua (Edmonds et al. 2013b; Rogers et al. 2001).

Se han descrito dolores de cabeza en sujetos bajo deshidratación inducida (Armstrong et al. 2012). En pacientes con migrañas, Spigt et al. descubrieron que un aumento de la ingesta de agua de al menos 0,8L al día podía reducir los dolores de cabeza y aumentar la calidad de vida de los pacientes (Spigt et al. 2005; Spigt et al. 2012).

Se observaron repetidamente los efectos inmediatos de la ingesta de agua en un estado de estimulación, mejorando la percepción del vigor, así como el rendimiento en las tareas que exigen atención y estado de alerta. En los niños, el agua parece aumentar además la memoria a corto plazo.

fig-4bis.jpg

Figura 4. Beneficios comúnmente descritos de la ingesta de agua sobre el estado de ánimo y la función cognitiva

Impacto

IV. ¿Puede un cambio en la ingesta de agua influir en el estado de ánimo?

Hasta donde sabemos, sólo hay un estudio que haya observado el efecto de un cambio en la ingesta de agua sobre el estado de ánimo. En este estudio, realizado por Pross et al., se pidió a 52 sujetos jóvenes sanos que mantuvieran su ingesta de agua habitual durante dos días de referencia, y después, que aumentasen o redujesen la ingesta de agua durante tres días de intervención. Se formaron grupos en función de la ingesta de agua de la población francesa: un tercio de los sujetos bebió menos de 1,2 L/día (grupo de quienes bebían poco), un tercio, entre 1,2 y 2 L/día (excluidos del estudio) y otro tercio bebió más de 2 L/día (grupo de quienes bebían mucho). Los sujetos que bebían poco empezaron con su ingesta de agua habitual de 1 L/día y la aumentaron a 2,5 L/día. Los 22 sujetos que bebían mucha agua empezaron con 2,5 L/día y la redujeron a 1 L/día.

No se observaron diferencias de humor en los días de referencia entre ambos grupos. Al cabo de sólo tres días de intervención, los resultados mostraron un aumento de la sed y una disminución de la alegría, la tranquilidad y las emociones positivas en quienes bebían mucha agua y redujeron su ingesta. En el grupo de quienes bebían poca agua, el aumento de la ingesta de agua dio lugar a una disminución de la sed y la confusión (Pross et al. 2014). 

fig-5bis.jpg

Figura 5. Efectos descritos de un cambio de la ingesta de agua diaria en el estado de ánimo (Pross et al. 2014)

Para retener

Existen pocas pruebas científicas sobre los efectos de un cambio en la ingesta diaria de agua sobre la cognición. Los datos actuales sugieren un cambio en el estado de ánimo al cabo de sólo tres días: una disminución de la ingesta de agua alteraría el estado de ánimo, mientras que un aumento podría reducir la confusión

Hipotéticos

V. Mecanismos hipotéticos que relacionan el agua y la cognición

Se han elaborado hipótesis según las cuales los efectos positivos del agua en la cognición podrían deberse a un efecto psicológico de expectativa. No obstante, esta hipótesis fue rechazada recientemente cuando Edmonds et al. inscribieron a 47 adultos, algunos de los cuales recibieron agua sin saber que formaba parte del experimento (sujetos a los que se les dio de beber durante una conversación sin que se dieran cuenta). Algunos grupos de sujetos fueron informados de que el agua podría influir en sus funciones cognitivas, pero otros no. Los autores descubrieron que una ingesta importante de agua tenía efectos positivos, estuvieran o no en el grupo con expectativas (Edmonds et al. 2013a).

En las consecuencias cognitivas de la deshidratación pueden influir varios mecanismos fisiológicos. El principal mecanismo conocido que siguió a la deshidratación se refiere a la hormona vasopresina (o arginina vasopresina, AVP, también conocida como hormona antidiurética o HAD). La deshidratación provoca un ligero aumento de la osmolalidad de la sangre, que es detectada por receptores especializados que indican una liberación de AVP. El aumento de la AVP circulante puede generar una síntesis de cortisol en la corteza suprarrenal de los riñones. Las hipótesis sobre cómo puede afectar esto al rendimiento cognitivo se basan en estudios con animales que han demostrado una relación entre el cortisol y la disminución de la memoria, una baja rapidez de procesamiento y una alteración del aprendizaje activo (Masento et al. 2014; Wilson and Morley 2003). Paralelamente, la AVP también induce una sensación de sed. Hipotéticamente esto entra en competencia con otras tareas cognitivas para obtener recursos y, por lo tanto, puede reducir la atención (Masento et al. 2014). Estas hipótesis se resumen en la Figura 2.

fig-6bis.jpg

Figura 6. Consecuencias hipotéticas de la deshidratación y los mecanismos hipotéticos implicados en las consecuencias cognitivas. Impacto en la ingesta de agua influir en el estado de ánimo ? Valores de referencia Valores de referencia del agua en la dieta

Valores de referencia

VI. Valores de referencia del agua en la dieta

Los valores de referencia de la ingesta total de agua en la dieta (agua procedente de alimentos y líquidos) han sido establecidos por diversas organizaciones (EFSA 2010; IOM 2004).  A diferencia de muchos otros nutrientes, no existen suficientes estudios sobre la cantidad de agua necesaria para evitar enfermedades o mejorar la salud. En 2010, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria estableció valores de referencia para la ingesta total de agua en la población general. Estas ingestas adecuadas de agua varían según la edad y el sexo y se presentan en la Tabla 1 (EFSA 2010).  

tabl-1bis.jpg

Tabla 1. Valores de referencia sobre la ingesta total de agua (agua procedente de alimentos + agua procedente de líquidos), por grupo de edad (EFSA 2010)

La EFSA estimó que en torno al 80% de la ingesta total de agua procede de líquidos, y un 20% de alimentos (EFSA 2010). Así pues, la ingesta adecuada de agua equivale a beber 1,6 L de agua al día para mujeres adultas, 2,0 L al día para hombres adultos, 1,8 L al día para mujeres embarazadas y 2,2 L al día para mujeres lactantes.

Para establecer las ingestas adecuadas, la EFSA tuvo en cuenta los datos de varias encuestas de ingesta nacionales, correspondientes a la carga osmótica y los volúmenes de orina necesarios para lograr una osmolaridad de la orina deseable de 500mosm/L (EFSA 2010).

Más adelante, la EFSA demostró que el agua contribuye a mantener un rendimiento físico y cognitivo normal. Junto con esta afirmación, y sobre la base de la opinión científica anterior sobre la ingesta de agua, aprobaron la reivindicación de una ingesta total de agua de 2,0 L al día en adultos (EFSA 2011).

Para retener

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, una buena hidratación garantiza un rendimiento cognitivo y físico óptimo. En adultos, la EFSA considera que 2,0 L de agua al día es una ingesta adecuada.

Conclusión
  • La cognición interviene en todo lo que hacemos y consta de muchos componentes que están interconectados. Incluye dos dimensiones principales: el humor, evaluado a través de escalas y cuestionarios autoevaluados, y la función cognitiva, medida con pruebas de rendimiento. 
  • La deshidratación tiene un efecto nocivo en la cognición.
  • La deshidratación del 2% de pérdida de masa corporal o más puede aumentar la percepción de fatiga, generar una disminución de las funciones cognitivas tales como la memoria y la atención, y alterar el humor.
  • Incluso por debajo de un 2% de pérdida de masa corporal aparece la fatiga, se alteran el estado de ánimo, y se pueden ver afectadas diversas funciones cognitivas (memoria, atención, etc.).
  • Así pues, las pérdidas de agua no compensadas pueden generar una disminución de la función cognitiva.
  • Se observaron repetidamente los efectos inmediatos de la ingesta de agua en un estado de estimulación, mejorando la percepción del vigor, así como el rendimiento en las tareas que exigen atención y estado de alerta.
  • En los niños, el agua parece aumentar además la memoria a corto plazo.
  • Existen pocas pruebas científicas sobre la influencia de la ingesta habitual de agua sobre la cognición. Los datos existentes sugieren que una disminución de la ingesta de agua puede alterar el estado de ánimo, mientras que un aumento de la ingesta de agua reduce la confusión.
  • Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), una buena hidratación garantiza un rendimiento cognitivo y físico óptimo.
  • En adultos, la EFSA considera que 2,0 L de agua al día es una ingesta adecuada.
Referencias